abbey-road-beatles
Comienza en St John’s Wood y se extiende por 15 cuadras serpenteantes en el corazón de Londres, aumentando en 10 su nomenclatura catastral a medida que avanzamos desde el sur hacia el noroeste. Hasta aquí, una descripción rutinaria de una calle como puede ser cualquiera, tan gris como el clima que suele acompañar esas latitudes.

Sin embargo el sol brillaba con fuerza el 8 de agosto de 1969, alrededor de las 11 de la mañana, cuando 4 hippies talentosos ensayaron un piquete con movilización entre las veredas que, al ser retratado, sirvió para convertirse en una icónica fotografía de los Beatles. Iain Macmillan, fotógrafo escoces, fue el encargado de disparar su cámara Hasselblad para dejar plasmado en la película, no sólo fotográfica, sino de la historia moderna.

Algunos bocetos indican que Paul Mac Cartney fue el instigador del cruce, y que su señora, Linda tomó fotografías adicionales, quizás imaginando las repercusiones. De seguro, no para subirlas a Facebook.

En esos momentos, los 4 de Líverpool habían tomado un pequeño impasse en la grabación de su undécimo album de estudio, que sería llamado “Everest”, en honor a la marca de cigarrillos que fumaba Geoff Emerick, ingeniero de sonido de la banda. Por suerte no consumía marcas baratas de fabricación local, imaginen por caso un disco de los Beatles llamado “Red point” o “Viceroy”. El resto de la historia es conocida: disco de diamante, récord de ventas y más de 10 semanas consecutivas en a tope en los charts de Billboard y Record Retailer.

El estudio:

Los estudios de grabación de la calle Abbey Road fueron montados en el número 3 de la citada calle, sobre un condominio adquirido por la Gramophone Company en 1931, convertida en EMI meses después tras la fusión con Columbia Graphophone Company. La primera grabación en ese estudio correspondió a Land of Hope and Glory, a cargo Sir Edward Elgar y la Orquesta Sinfónica de Londres.

Aprovechando la distribución de ambientes, se construyeron tres estudios. El One, o mayor, con capacidad para mas de 100 músicos. El Two, preferido por los Beatles, podía acoger 50 músicos, y estaba profusamente equipado por pianos. Posteriormente se construyo el Studio Three, más aggiornado a tiempos de grabaciones digitales de tiempo completo.

Actualmente los estudios Abbey Road brindan servicios de grabación y enseñanza de la mano de los más modernos recursos tecnológicos. Tienen también un variado shopping digital. Muy lejos de la distendida imagen pergeñada por un zurdito de pies descalzos, pero muy redituable para Paul Mac Cartney, entre otros beneficiarios.

Informes, Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *