Unlocking the TruthSe hicieron conocidos gracias a las redes sociales y crecieron en popularidad rápidamente. Algunas presentaciones al aire libre en Times Square bastaron para acaparar la atención de varios transeúntes y miles de usuarios virales de Youtube, motivados en apreciar un poderoso set instrumental llevado a cabo por tres niños de apenas 11 y 12 años, enrolados bajo el nombre de “Unlocking the Truth”.

A pesar de que su origen afroamericano admitiría dudar de la precisión etárea, no se discute el talento de estos pequeños. Buenos exponentes del power trio, con riffs pesados y movimientos de cabeza, descansan sus bases sobre la batería del benjamín Jarad Dawkin.

Tocan juntos desde el año 2010 y son amigos de toda la vida, lo que no representa mucho tiempo siendo tan jóvenes. Tras una presentación en el festival “Amateur Night” del teatro Apollo en 2012, dieron el salto a la fama tocando en las calles de New York. El boca en boca se hizo imparable y lograron acaparar la atención de la prensa.

Durante 2014 las mieles del showbusiness se esparcieron sobre ellos, con presentaciones en el medio tiempo con los Nets de Brooklin, teloneros de Guns N’ Roses y un espacio en el escenario principal de Coachella. La frutilla del postre: Un acuerdo con Sony para cinco lanzamientos que orillaba los dos millones de dólares. Aunque en realidad les adelantaban apenas 60 mil, más un plus si se vendían más de 250 mil copias. Luego habría 325 mil dólares para el segundo álbum, 400 mil para el tercero, 450 mil para el cuarto y 550 mil para el quinto.

El idilio comercial se vio comprometido en 2015, tras la salida del documental “Breaking a Monster”, en el que Luke Meyer retrató las dificultades de Unlocking the Truth para adaptarse al mundo del negocio, en un juego de suma cero entre deseos musicales y conveniencias marketineras. Las amenazas de salida del acuerdo con Sony llevó a retrasos en la producción del disco debut que aun perduran.

Al día de hoy continúan en actividad, presentándose en giras por tierras americanas con la inestimable ayuda de las redes sociales para difundir sus shows. Como lo hicieron desde el primer día.

Uno de los nuestros:

infierno18No tan lejos en el tiempo, pero con muchos menos recursos disponibles, la historia de Infierno 18 traza un paralelo local con Unlocking the Truth.

Power trio de tierna infancia, autogestionados de demo y fiestas caseras, lograron hacerle llegar su material a León Gieco, quien los invitó a su fiesta de cumpleaños 50, el 20 de noviembre de 2001. El éxito ante la distinguida concurrencia y el padrinazgo de León les abrió puertas que supieron explotar. Su primer disco fue grabado en 2002 cuando apenas tenían 12 años.

Puesta en comparativa, la carrera de Infierno 18 fue mucho más consistente que la de su par americana. Transitaron años de trabajo y participación en la escena under nacional, para recien a partir del tercer trabajo discográfico firmar con Sony, pensar en grande y vender encendedores de la marca Zippo con su imagen.

Y muchísimo más decorosa que “Ladybaby”, la banda de metal pop formada por dos adolescentes japonesas y un travesti australiano.

Informes, Música

One thought on “Unlocking the truth, los chicos que quisieron rock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *