El CBGB no es un lugar más. No es una sala, una película o un restaurante, a pesar de haber tomado su nombre. Es un estado, un conjunto de códigos e intereses comunes que compartieron mentes elevadas que se rebelaron al flower power y revelaron, al mismo tiempo, nuevas melodías y formas de “hacerlo tu mismo”.

about-us-2

Este emblemático espacio fue fundado en 1973 por Hilly Kristal en un pequeño local de la calle Bowery 315, barrio marginal de New York, con intención de que funcionara un espacio de Country, Bluegrass y Blues. De sus iniciales se desprende el nombre. Y también con siglas se compone su slogan OMFUG “Other Music For Uplifting Gourmandizers” algo así como “…y otra música para consumidores sofisticados/elevados.”

La acústica era única, dentro de un antro de mala muerte. Apenas pasando la entrada se vislumbraba el escritorio del Sr. Kristal, punto de referencia para encontrarlo. Adentrándose en el local había un largo pasillo que conducía a las mesas y barra para luego llegar al escenario. Escondido en el fondo se hallaba el único baño. complementado por una salita que funcionaba como backstage y VIP.

No hacía falta ser famoso o tener talento para subir a sus tablas. Bastaba con que la música fuera original para superar el filtro artístico. La meta era ser auténtico. Las bandas no solo tocaban en este sitio, sino que eran asiduos visitantes del lugar, leales consumidores de barras tomar. Miembros de una comunidad incipiente.

Tom Verlaine, guitarrista de “Television”, fue el primero en ver lo que nadie había visto: Un posible escenario para tocar new wave. Tras insistir profusamente al dueño consiguieron que los programara para los domingos. Se quedaron a pesar de la poca recepción inicial. Apareció Patti Smith entre los visitantes y se subió a recitar poesías.

En esos días se sumaron Jeffrey Hyman y sus secuaces, más conocidos como “The Ramones” El 16 de agosto de 1974 se presentaron en el CBGB. Paso a ser su casa, su patria chica. Un año después Seymour Stein, de Sire Records, los contrató para grabar su álbum debut. La semilla del punk había sido regada.

A partir de ese momento comenzaron a florecer nuevas bandas en su interior. Cientos de grupos hicieron su iniciación y el lugar se convirtió en una referencia obligada. Alguna vez ahí tocaron Sonic Yout, The Dictators,  Living Colour, Dead Boys, B 52, y bandas consagradas como Pearl Jam, Green Day y los Red Hot Chilli Peppers.

En los ’90 comenzó a perder la magia de sus comienzos. En esta época comenzó un auge mundial del CBGB, con imitaciones alrededor del planeta: nacieron “sucursales en Londres, Tokio, Berlín y demás ciudades. En Buenos Aires se abrió una franquicia en Bartolomé Mitre 1552, vigente hasta 2012.

Decadencia y cierre

El nuevo siglo sorprendió con una remodelación en la zona cercana al local. Lo que otrora era apenas un suburbio se convirtió en un sector exclusivo gracias a un boom inmobiliario, que repercutió directamente en el alquiler que se pagaba sobre el local. Es que el espacio nunca fue propiedad completa de Kristal, y el valor de la renta se incrementaba cada vez más.

Sitiado por las deudas, el club cerró sus puertas en Octubre de 2006. El día 15 se produjo una reunión en la que, si bien faltaron figuras, fue encabezada por Patti Smith a sala llena.

Tras su cierre y la muerte de Hilly Kristal se sucitó una larga batalla legal con los herederos de la marca. La ex mujer de Kristal, de 83 años, aliada con su hija Dana, de 49 años, contra su hija mayor, Lisa Kristal Burgman, de 53, y heredera según el testamento de su padre, resuelta varios años después.

Una radio y un festival tomaron su nombre desde 2010, sin poder asentarse en ningún lugar. Incluso se filmó un documental sobre su prolífera historia. En 2013, el sitio donde se emplazaba el CBGB se agregó al “National Register of Historic Places”, como parte del distrito histórico de la calle Bowery.

En diciembre de 2015 tomaron su nombre para armar un restaurante en Newark, alejado de su lugar de origen y su esencia. Porque CBGB es más que un nombre. En palabras de Patti Smith: “Fuck CBGB’s, (…) It’s just a room. What makes it cool is the energy, the people”.

Dos Minutos  CBGBen CBGB

En octubre de 1995 la banda de Valentín Alsina fue invitada a una gira por Puerto Rico, Estados Unidos y México. Su primera excursión a Norteamérica.

Tras un comienzo bastante flojo en Miami, la banda pasó a New York, donde tenían un intervalo de varios días en la gira tras actuar en Manhattan. Como cualquier visitante, se interesaron en conocer el sitio donde el punk había nacido y donde “The Ramones” saltara al estrellato. Venían de telonearlos en Argentina, y utilizaron esa carta para convencer al encargado del lugar de permitirles tocar, tras varios intentos.

Cualquier semejanza con el comienzo de este relato, no es pura coincidencia.

 

Informes, Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *