El Bordo soñó despierto en Auditorio Oeste con El Refugio

La banda de Alejandro Kurz llevó su nuevo álbum a Haedo. Con alrededor de dos horas y una lista de 26 temas, el grupo reafirmó que mantiene la capacidad de reinventarse y revolucionar a su público con nuevas melodías y letras. (Fotos: Carla Ruffolo)

Una pareja bailando con su hija de siete años, un chico con lágrimas en los ojos y su amigo consolándolo y otra chica con flequillo y hoyuelos que cierra los ojos y sonríe en cada canción son tan sólo algunos elementos que decoraron el hermoso cuadro musical que pintó El Bordo el último sábado en Auditorio Oeste.

La voz de Alejandro Kurz brilló como el sol en este espacio cultural de la ciudad de Haedo y, acompañado por Migue Solfier en batería, Pablo Spivak en bajo, Diego Kurz en guitarra y Leo Kohon en teclados y armónica, hizo que algunos corazones olvidados se envolvieran en libertad y revolución, esa revolución que está en las mentes.

Fueron alrededor de dos horas en las que no dieron respiro, donde los bordolinos y bordolinas cantaron a coro. Ellos se animaron a gritar las cosas que no dicen, o mejor dicho, las cosas que dicen cuando se encuentran solamente en un recital de El Bordo.

Como por ejemplo, este cántico: “Hoy te vinimos a alentar , la banda siempre va a estar, nos vamos a emborrachar, y dale uoh oh oh, y dale Bordo uoh, oh oh.”

Es tan evidente ese amor que tiene la banda con sus fans que, a pedido de ellos, tocarán en el Luna Park el 17 de septiembre.

Gran concierto

La jornada comenzó con Destino, cuarto track de su nuevo álbum, El Refugio, y luego siguieron La Libertad, El Grito, Jazz Barrial y Existir. La locura ya se desató por completo, no había vuelta atrás, la noche extraña se sacó el disfraz para darle espacio a las sonrisas, todos estaban soñando despiertos.

Ale Kurz sin dudas es un diferente en el rock nacional. Muy pocos tocan la eléctrica y cantan de manera prolija y movediza como él. Los sonidos armoniosos y distorsionados de su viola acompañados por su voz son, para este cronista, realmente asombrosos e inimitables. Esa característica se notó en las 26 canciones de la lista.

El líder de El Bordo estuvo activo también en cuanto a lo discursivo. Precisamente en el momento en el que manifestó su postura con respecto a los obstáculos que le ponen a La Renga para no realizar sus conciertos. “En la actualidad, estamos viviendo un momento cultural horrible debido a la censura que está teniendo La Renga. No puede ser que un gobierno no pueda garantizar la seguridad de un recital. Esto es algo que nos incluye a todos”, comentó y cerró: “A veces me dan ganas de dar una patada”. Instante que le abrió la puerta a la canción La Patada, donde la bronca por esta circunstancia se hizo notar.

También, le dedicó un espacio a una buena noticia. “Vamos a presentar El Refugio en el Luna Park el 17 de septiembre”, anunció. Allí, los instintos le dieron rienda suelta a la felicidad, la banda vuelve al mítico estadio, que le sienta bastante bien.

Además, se solidarizó con la causa Ni una Menos y llamó a frenar la violencia de género que sufren las mujeres.

La recta final del concierto se dio con Háblame, Volando, Soñando despierto, Metafísica suburbana, A dónde vas, Deporte Nacional, En la vereda, que tuvo al pogo como principal protagonista, y El Regreso, momento en el que Ale se sacó la guitarra, los auriculares y tomó el micrófono inalámbrico y se lanzó hacia sus espectadores. La clásica foto de él haciendo Mosh no podía faltar. Esta postal fue el broche de oro a un gran show.

El Bordo tiene por delante muchas actuaciones por diferentes lugares del país. No tendrá descanso. Seguirá soñando despierto por todas las rutas del país, para luego retornar Buenos Aires el 17 de septiembre, más precisamente en el Luna Park.

A estos músicos y a su gente los une el rock, esa unión nunca tambalea, se hace más fuerte cada vez que pasa el tiempo. Ese amor se transformó en un verdadero Tesoro.

Si querés ver la cobertura fotográfica completa de Carla Ruffolo hacé click en el siguiente enlace: EL BORDO EN AUDITORIO OESTE.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios