26 minutos, el tiempo exacto de una siesta ideal

Según la NASA, ese es el lapso que se debe descansar para conseguir una óptima relajación y así retomar las actividades sin inconvenientes.  Es que se disminuyen los riesgos cardiovasculares, se permite la liberación de tensiones y aumenta la capacidad de concentración. 
Los beneficios aportados por la siesta están siendo alabados por multitud de organismos científicos que aseguran que el bienestar que ofrece es incomparable a cualquier otra solución médica. Entre ellos destaca la disminución de los riesgos cardiovasculares, la liberación de tensiones, el aumento de la capacidad de concentración y el refuerzo del estado de alerta. La última institución en declarar su importancia fue la Agencia Espacial Norteamericana (NASA), quien considera que el tiempo adecuado para una descanso ideal es de 26 minutos.
Los datos aportados por la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTBS, en sus siglas en inglés) han demostrado la mejora de la efectividad de los controladores aéreos. Es que el estudio determina que un sueño de 26 minutos ayudaría a mejorar un 34 por ciento en el rendimiento de estos trabajadores y reforzaría su estado de alerta un 54 por ciento.
Como explica el coordinador de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón de Valencia, Gonzalo Pin Arboleda, “el ser humano tiene como 2 ó 3 ‘ventanas’ durante el día que le inducen al sueño. Por ello, dormir durante un pequeño periodo de tiempo ayuda al cuerpo a soportar mejor el día”.
Por lo pronto, mientras que los efectos de la siesta sobre los adultos pueden ser beneficiosos, esta práctica en los niños y los ancianos es fundamental, pues, por caso, en los menores de 5 años la siesta es una práctica estrictamente necesaria para el desarrollo físico y neurológico, mientras que en la tercera edad también es clave para que los ancianos aguanten mejor el día y tengan una mayor calidad de vida.
Todos los expertos coinciden que la siesta ha de tomarse en su justa medida. ¿Por qué? Cuando se toman siestas demasiado largas se pueden alterar los ciclos de sueño, y sufrir insomnio durante la noche. Por ello, las investigaciones apuntan a que la siesta debe durar entre 15 y 20 minutos.
¿Qué ocurre con el cuerpo según el lapso de tiempo del descanso?  Para recuperar vitalidad, con entre 10 y 20 minutos es suficiente. Las de 30 minutos no son recomendables porque te podés levantar con una sensación de sueño y cansancio que dura otra media hora más o menos. Y si realmente hay tiempo, otros estudios han demostrado que siestas de 60 minutos son beneficiosas para la memoria, en tanto que con las de 90 ya se abarca un ciclo completo de sueño.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios