Pereza selectiva, esa manía de llevarnos la contra hasta a nosotros mismos

Según un estudio publicado en Cognitive Science y liderado por el científico cognitivo Emmanuel Trouche, las personas rechazaremos nuestros propios argumentos un 60 por ciento de las veces si nos los presentan un poco más tarde diciendo que son de otra persona.

 

Nos gusta llevar la contra. Tanto, que somos capaces de llevarnos la contra a nosotros mismos sin darnos cuenta. Según un estudio publicado en Cognitive Science, las personas rechazaremos nuestros propios argumentos un 60 por ciento de las veces si nos los presentan un poco más tarde diciendo que son de otra persona.

Los investigadores llaman a este fenómeno “pereza selectiva”, pues demuestra que tendemos a revisar con mayor esfuerzo los argumentos de personas con las que estamos en desacuerdo que los nuestros propios.

El estudio, liderado por el psicólogo y científico cognitivo Emmanuel Trouche, contó con la ayuda de 237 voluntarios (100 mujeres y 137 hombres) que habían sido reclutados a través de la web de Amazon Mechanical Turk. Los sujetos participaron en un par de experimentos que implicaban, en primer lugar, resolver unos acertijos de lógica (silogismos entimemáticos) y razonar su respuesta con argumentos.

A continuación, los voluntarios tuvieron que evaluar una serie de respuestas a los mismos ejercicios y los argumentos que respaldaban esas nuevas respuestas. Se les dijo que eran las de un participante anterior. También se les recordó la respuesta que habían dado ellos para cada uno de los silogismos, y se les explicó que podían cambiar esa respuesta a la luz de los nuevos argumentos.

El truco estaba en que, para uno de los silogismos, esto no era verdad. La respuesta que tenían que evaluar era la que ellos mismos habían dado en el ejercicio anterior. Para hacerlo más creíble, se les dijo que habían dado una pauta diferente a la que realmente dieron: bien la respuesta válida (si habían respondido de forma incorrecta) o bien la respuesta inválida más común (si habían respondido de forma correcta). Los voluntarios fueron inducidos a creer que su propio argumento era de otra persona. Claro que el engaño no funcionó con muchos de ellos: la mitad se dio cuenta del truco, y sus respuestas tuvieron que ser excluidas de los resultados.

¿Qué ocurrió? Casi el 60 por ciento de las veces, los voluntarios que sí fueron engañados rechazaron su propio argumento y declararon que era incorrecto. Esto sucedió con mayor probabilidad cuando el participante había dado una respuesta errónea la primera vez que se había enfrentado al ejercicio.

Según este experimento, las personas no sólo somos más críticas con nuestros propios argumentos cuando pensamos que son ajenos, sino que además somos más discriminatorias: es más probable que rechacemos nuestros propios argumentos en busca de respuestas inválidas (ejemplo: hay alguien equivocado en Internet) que para respuestas válidas.

Los autores del estudio creen que esta “pereza selectiva” característica del ser humano es algo que podemos aprovechar en las discusiones: abrir una discusión con argumentos relativamente débiles puede ahorrarnos el problema de calcular cómo convencer a un público específico, puesto que serán los propios interlocutores quienes proporcionen contraargumentos más convincentes que nos ayudarán a refinar los nuestros propios.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios