2 Minutos, la voz de los que no tienen voz

La banda de Valentín Alsina cerró el año en Teatro Flores con un recital espectacular. Esencia contestataria y sonidos fuertes estuvieron a la orden de la noche. (PH: Micaela Rossi)

El recital del cierre del año de 2 Minutos fue el primer concierto de punk que asistió este cronista en su vida. Con algunos prejuicios y ciertos temores, tomó el Sarmiento en Morón, se bajó en Flores para luego caminar las pocas cuadras y llegó al teatro ubicado en Avenida Rivadavia 7806.

Luego, se encontró con la reportera gráfica Micaela Rossi y junto a ella empezó a observar cómo se estaba armando la previa con las bandas soportes. Ya algunos hacían pogo, no eran más de 20, entre los que se destacaba un joven en sillas de rueda que se chocaba con otras personas.

Ese pogo ritual si se podía ver, y el cronista y la fotógrafa se miraban porque no lo podían creer. El pibe no tenía piernas pero igual saltaba. No le importaba nada. El Teatro Flores ya se iba llenando de a poco y en un horario puntual, Mosca y sus amigos aparecieron sobre el escenario.

Esa actitud de rebelión se notaba en la atmósfera y se acentuaron cuando comenzó a sonar Amor Suicida. Alta canción, cruda y barrial, esencialmente interesante y recomendable.

Ya el punk se había adueñado de todo y de todos los que estaban viendo la banda de su vid, esa la que moviliza la consiciencia con canciones rápidas.

Es género rockero nació en los suburbios, justamente donde la clase obrera se hace fuerte a pesar de los graves problemas que padece por la culpa de un sistema ciego y envilecido.

Ni hablar de la represión policial que recibe. Sin dudas, 2 Minutos le dio voz a lo que no tenían voz para enfrentarse a los abusos de aquellos que una vez pertenecieron obreraje y ahora defiende al poder establecido. Ya nos sos Igual es un testigo vivo.

La cerveza barata, los pogos, el infaltable Mosh donde fans se hacen pasar por otros fans hasta casi llegar al escenario.

El punk, por más que parezca violento, sigue siendo respetuoso y con códigos que no se rompen. El recital de 2 Minutos fue una muestra de eso. Brindo por el punk, brindo por 2 Minutos.

Para ver el álbum completo, ingresá a 2 MINUTOS EN FLORES

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios